¿Cómo cultivar tus propios tomates?

El tomate es una verdura ideal para que sus hijos aprendan el arte de cultivar: no requiere mucho espacio y, siempre que haya suficiente luz del sol, crecen tan bien en el jardín como en una terraza. Se tardarán un par de meses en madurar, pero cuando estén listos se puede cosechar una buena cantidad de tomates para preparar entradas, ensaladas y salsas.

Lo que se necesita:

  • Una maceta grande o dos
  • Cañas de bambú
  • Un rollo de cuerda o de pita
  • Abono (lo consigue en cualquier vivero)
  • Un brote de una planta de tomate (o semillas)

Cómo se hace:

  • Eche el abono en su maceta.
  • Con una pala de jardinería, haga un hoyo bien profundo en la maceta ya llena de abono.
  • Inserte el brote de la planta de tomate en el hoyo y vuelva a rellenarlo con más abono.
  • Clave una caña de bambú en la tierra, cerca de la planta, para que le sirva de soporte a medida que vaya creciendo. Cuando haya alcanzado una cierta altura, ate con delicadeza la planta a la caña con la cuerda.
  • Riegue la planta con frecuencia: a los tomates les encanta la humedad y la luz del sol.
  • Aproximadamente ocho semanas después, usted podrá escoger unos jugosos tomates y empezar a disfrutarlos.