Skip to content
[Ljava.lang.String;@b17cc9

Consejos para que ahorres tiempo limpiando tu cocina

1.Organiza todos los productos necesarios para la limpieza:

Si tienes todo lo que necesitas en un mismo lugar, no vas a tener que buscar por toda la cocina cada vez que quieras encontrar esos limpiadores que te habían dado tan buenos resultados. ¡Siempre vas a estar preparada para limpiar!

  • Elige un lugar accesible de tu cocina para guardar los productos para la limpieza. El espacio que está debajo del lavaplatos o una alacena grande son buenas opciones, pero, si tienes hijos, busca algún otro lugar que esté fuera de su alcance.
  • Guarda todos los productos para limpiar la cocina (lavalozas, desinfectantes, limpiadores para el horno, desengrasantes, etc.) en un contenedor de plástico o similar. Asegúrate de que el equipo de limpieza (guantes, trapos, esponjas, trapo de piso, paño de cocina, etc.) también esténsiempre en el mismo lugar.
  • Cada tanto, fíjate si te estás quedando sin alguno de esos productos y si los equipos de limpieza están en buen estado. Así, puedes reponerlos a tiempo.

2. Limpieza de la cocina programada e improvisada en momentos libres

Es más eficiente (y menos estresante) si realizas el aseo de tu cocina no de golpe sino por tandas, esto evitará que termines agotada o agotado.

 

Puedes planificar la limpieza básica de la cocina acorde a tu rutina diaria, por ejemplo puedes destinar 20 minutos después de la cena todos los miércoles para desinfectar las superficies y limpiar el piso.

Antes de ir al supermercado para realizar las compras es un buen momento para limpiar la nevera y la alacena. Si vas a comprar, es porque tienes pocas cosas, y eso significa que vas a tener que mover menos cosas durante la limpieza.

Cuanto más ajustes tu cronograma, más fácil te va a resultar limpiar la cocina y vas a pasar menos tiempo limpiando el resto de la semana.

 

3. Consejos y trucos de limpieza para la cocina

  • Si colocas papel aluminio en el estante inferior del horno, evitará que caigan restos de comida y gotas de aceite o grasa por todos lados. Cambia el papel aluminio cuando sea necesario y vas a simplificar mucho la limpieza del horno.
  • Los hornos microondas pueden limpiarse rápidamente con un poco de vapor. Para eso, coloca algunas servilletas de papel húmedo en la bandeja y caliéntalo por algunos minutos.
  • Los cubiertos, los platos y las ollas son más fáciles de limpiar si los humedeces en agua tibia y aplicas tu lavaloza justo después de usarlos. Cuando la comida se seca y queda adherida a la superficie, sacarla es más difícil.
 

La limpieza de una cocina no tiene por qué ser un martirio. Te invitamos a disfrutar de una cocina limpia con menos preocupaciones y más soluciones.