Colores a toda prueba: test

Aun cuando siempre se siga el consejo de lavar la ropa de color por separado, antes de hacerlo es todavía más prudente asegurarse de que ninguna prenda, especialmente cuando se trata de ropa nueva, destiñe. Es la única forma de evitar que algún color se pierda y termine formando en el resto de su ropa unas indeseables y con frecuencia indescriptibles sombras de color ajeno. Revise muy bien las etiquetas con las instrucciones de cuidado y aplíquele a sus prendas esta fácil prueba de desteñido.

  • Para el remojo o el lavado, Humedezca con agua alguna parte del dobladillo o de alguna costura interna
  • Planche la zona humedecida con un pedazo de tela blanca o papel de cocina
  • Si el papel absorbe algo de color, entonces esa prenda destiñe y se debe lavar por separado

Para disolventes (por ejemplo: aceite de eucalipto, alcohol metílico, aguarrás/ sustituto de la trementina, removedor de esmalte, etcétera):

  • Humedezca con el disolvente una zona imperceptible de la prenda
  • Seque la zona con un pañuelo facial
  • Si algo del color se desprende, quiere decir que el disolvente que se usó no pasó la prueba de desteñido y que arruinará su prenda

Precaución:

Al probar la solidez de los colores con los disolventes, no use la plancha.